Guardar pestañas al salir de Firefox

Este es un post algo más personal que de ayuda. Es un temaque aparece por millones en google pero quería guardarlo en mis comentarios como referenciaActualmente, cuando se instala Mozilla Firefox (ya va por el 16.x) no se tiene la opción por defecto de preguntar si se quieren guardar las pestañas. Como todo en la vida, hay una manera fácil de volver a tener esta opción disponible pero en lo particular no me entusiasma mucho porque siempre va a guardar nuestra última sesión, queramos o no. Para activarlo de esta manera, entramos a: Botón Firefox -> Opciones y buscamos “Cuando Firefox inicie:”. Allí colocamos la opción “Mostrar mi ventana y pestañas de la última vez” (lo traduje, quizás en la versión en español no diga esto literalmente) y damos click en Aceptar.

La otra opción, que si pregunta al cerrar Firefox si queremos guardar nuestras pestañas se hace como sigue:

1.- En la barra de direcciones tipeamos “about:config” (tal cual, pero sin las comillas)  y presionamos enter.

2.- Aparecerá una página de inicio explicandonos que podemos destruir Firefox si hacemos algo mal, le decimos que si, tendremos cuidado.

3.- Buscamos “browser.tabs.warnOnClose” (sin las comillas) en el campo Buscar.

4.- Nos aparecerá esta instrucción. Si el valor es “false” hacemos doble-click para cambiarlo a “true”.

5.- Hacemos este mismo procedimiento con las siguientes instrucciones:

  • browser.warnOnQuit
  • browser.warnOnRestart
  • browser.showQuitWarning

Todas deben quedar en “true”.

6.- Intentamos cerrar Firefox y listo, debería aparecernos un cuadro preguntándonos si queremos guardar las pestañas actuales!

Si en algún momento nos cansamos del cuadrito cada vez que cerramos Firefox (que no es mi caso), simplemente quitamos la selección en “Advertirme cuando trate de cerrar multiples pestañas”.

Anuncios

Recuperar una laptop ASUS con DVD’s hechos con AI Recovery inferior a 1.0.24

Conozco a ASUS desde hace un buen tiempo y de hecho, cuando decidí comprar una “netbook” hace un tiempo atrás, mi primera opción fué, en aquel momento, una ASUS EEE 1000HE. Con este equipo pasé al menos 1 año y siempre instalando y probando nuevos SO como Win 7 en sus versiones RC (venía por defecto con Win XP), Fedora, Ubuntu, etc. Siempre a la final terminaba por colocar una unidad externa de DVD y utilizar mi disco de recuperación sin problemas.

Luego pasé a un Laptop HP DV6 con i7 y una ATI HD la cual formateaba a gusto con periodicidad, bien fuera con partición de recovery o con los DVD’s.

Pero hace un par de meses, decidí cambiar esta HP por una ASUS K55VD-BS71 (a.k.a. R500V) por las prestaciones que brindaba (Intel Core i7 3610M, nVidia GeForce 610M 2Gb, 8 Gb RAM, DD 500Gb, etc). Como siempre, y queriendo probar la respuesta de los sistemas a lo nuevo, instalé Windows 8 Preview Release hace unos días y le sumé Ubuntu para probar el comportamiento de la laptop. Hacía todo a la perfección, incluso con el famoso sistema de Boot EFI. Pero la emoción duró solo un par de horas, el fulano sistema “Metro” de Windows 8 me dió dolor de cabeza y decidí volver a mi sistema original con los DVD’s de recuperación.

Todo fué funcionando a la perfección. Los cuatro DVD se instalaron perfectamente y al final apareción el esperado mensaje de “Reinicie y continúe con la instalación”. Pero al reiniciar, apareció un mensaje de que Windows 8 debía ser recuperado en una bonita pantalla azul con la fuente metro de su nuevo estilo (Segoe).

Pensé que debía ser por la mezcla inusual de sistemas operativos por lo que tomé el discoduro, lo instale en un laptop que tenía a mano y con la ayuda de la herramienta de diagnóstico de Seagate, borré toda la información del disco.

Pensé que ya todo estaba resuelto y por ende, volví a colocar el disco en la laptop, instalé nuevamente los 4 DVD de recovery (1 hora aproximadamente) y mi sorpresa fué que esta vez, al reiniciar, apareció un mensaje de Windows 7 que debía ser recuperado. Al presionar “ENTER” o “Esc” o “Ctrl+Alt+Supr” (ahora no recuerdo) dejo de aparecer el mensaje y solo daba un error de que insertara un medio de booteo válido. De hecho, el discoduro ni siquiera aparecía dentro de las opciones del BIOS.

Buscando en google, encontré un artículo que hacía referencia al problema y daba como solución, hacer el respaldo en un disco menor a 500Gb ya que el AI Recovery tenía un defecto en sus versiones menores a la 1.0.25 que impedía recuperar la laptop en discos iguales o superiores a esta capacidad.

Por la emergencia, tomé mi fiel y estimado disco externo Seagate Freeagent GO de 320 Gb y siguiendo un pequeño pero muy buen tutorial de Youtube, lo abrí y utilicé ese disco para hacer el recovery. Funcionó a la perfección. Luego, simplemente actualicé el AI Recovery Agent a la última versión disponible en la página de ASUS (1.0.27) y volví a crear los DVD’s de respaldo (para esto, el detector automático de ASUS funciona de forma excelente). Instalé nuevamente el discoduro original de 500Gb en la laptop, recuperé el sistema con los nuevos DVD’s y listo! Funcionó like a charm!
Es un proceso tedioso pero una vez que ya se tiene el problema, no hay vuelta atrás para resolverlo.

¿Que hago cuando la partición de recuperación o los discos de recuperación de mi laptop HP arrojan errores?

Hace un año compré una laptop HP de la serie DV6 y pese al problema que presenta por el calentamiento excesivo producto de la mala distribución de la ventilación del procesador, no había tenido ningún otro problema y hasta el momento, cada vez que el sistema colapsaba (generalmente por mi mea culpa al instalar cualquier aplicación que barría los archivos) simplemente utilizaba la partición de Recovery (pulsando F11 al prenderla) y problema resuelto. Como esos colapsos suceden al menos cada 3 meses, lo primero que hice al comprarla fué crear los 5 DVD de recuperación “por si acaso”.

Adicional a esto, cuento con un viejo (pero fiel) disco externo Seagate Freeagent Go donde llevo un respaldo mas o menos decente de mis archivos gracias a 2BrightSparks SyncBack (la versión gratuita funciona de mil maravillas para mi uso normal). Por lo tanto, soy casi un fanático de volar el sistema y reinstalar y actualizar todo.

Pero vamos a lo que nos compete en este artículo y es: ¿Que pasa si la partición de recuperación (Recovery Partition) o los discos de recuperación (Recovery DVD´s) fallan. E inclusive, si ambos lo hacen a la vez?

Bueno, frente a varias posibilidades, doy algunas alternativas de que podemos o deberíamos hacer:

1.- Debo reinstalar el sistema y tengo acceso a la partición de recuperación pero esta se cuelga cuando va en XX por ciento.

En este caso debemos evaluar si aún podemos entrar con F11 a la partición de recuperación. De ser así, lo primero que hacemos es desconectar cualquier periférico que tengamos conectado a la laptop (inclusive el cargador), le quitamos la batería y presionamos el botón de encendido por 20 segundos. A esto los técnicos de HP le llaman “Hardware Reset”. Yo lo llamo: efecto blackberry. Luego, colocamos nuevamente la batería en su lugar, insertamos el cargador y no conectamos nada más, ABSOLUTAMENTE NADA. Ni siquiera aquel mouse usb que tanto me gusta, nada. Presionamos F11 al encender para cargar el recovery y colocamos la opción de “Factory Reset” o volver todo a como vino de fábrica. Esta debería ser la primera opción de no estar “System Recovery” antes que esta. Esté donde esté, “Factory Reset” va a ser nuestra opción.

Personalmente no le hago nunca Backup (porque ya lo tengo hecho) pero de ser necesario, solo de ser necesario, señalamos esta opción y comenzamos nuestra recuperación. Si volvemos a tener algún error siguiendo estos sencillos pasos, es hora de pasar a nuestra segunda opción recuperando el sistema a través de los DVD´s hechos con la herramienta de HP Recovery dentro de Windows. Si por algúna razón no tomamos la previsión de hacer este respaldo, lo mejor es ir a la página de HP y pedir unos DVD de recuperación nuevos (cuestan unos 16 USD para equipos vendidos en USA).

2.- Al usar los DVD de recuperación, me pide el DVD Nro. X y al rato, me aparece un mensaje de que no se puede continuar la recuperación por el error 00000090914…

Si nos aparece este error en pleno proceso de recuperación, generalmente el significado es que ese disco en particular tiene un problema de lectura (una raya, un sucio, etc.). El problema es que el proceso se detiene por completo, deja el discoduro mal formateado y para probar el disco nuevamente debemos pasar por tooooodo el proceso de recuperación nuevamente.

Al suceder este error, mi recomendación es la siguiente:

– Siempre instale inicialmente una recuperación al estado original de fábrica (Factory Recovery) y luego, de querer hacerlo, proceder a hacer una recuperación mínima del sistema para evitar tener instalado esa cantidad innecesaria de freeware y herramientas que terminan solo ocupando espacio.

– De ser posible, pruebe su discoduro y borrelo completamente con una herramienta de diagnostico del fabricante. En el caso de mi Laptop, el discoduro es seagate y utilicé el SeaTools.Esta herramienta se graba en un CD y permite arrancar la computadora en un programa de diagnóstico que detecta si el disco tiene algún error y ademas se puede dejarlo como nuevo eliminando toda la información.  El diagnóstico dura una media hora por cada 100Gb de capacidad (en mi caso, 2,5 horas por 500Gb).

– Si tiene otra computadora cerca con quemadora de DVD, cree una imagen del disco que falló y luego grabela en un nuevo DVD. en una oportunidad recuerdo que tuve que instalar un Windows 7 de “dudosa procedencia” en mi laptop HP, instalar el CDBurnerXP (mi programa favorito para quemar CD’s y DVD’s) y crear la imagen y luego grabarla. Al final, recuperar el sistema y listo.

– Aunque por lo general el proceso tarda más de lo ideal y queremos insertar el DVD siguiente lo antes posible, recomiendo que se espere al menos unos 5 minutos entre disco y disco para permitir que la unidad lectora se enfríe un poco. Esto es algo así como un consejo más de “viejo con mañas” que de procedimientos científicos.

3.- Si aún asi no puedo recuperar el sistema?

Lo mejor será pedir a HP una copia de los discos de su sistema. A través de la página de soporte puede hacer el pedido por unos 20 USD.

Crear un nuevo set de Recovery DVD’s para laptop HP DV7

Si tienes un laptop HP de la serie DV6 y quieres hacer un set de Recovery DVD’s pero ya los habías hecho algúna vez, el programa de Recovery (Cyberlink) te mostrará una advertencia de que solo puedes crear estos discos (o flash drive recovery) solo una vez y que estos ya fueron creados.

Pero, siguiendo los pasos abajo mostrados, puede crearlos nuevamente si tu laptop es HP (en mi caso particular, DV6-3052nr):

  1. Descarga e instala el explorador de archivos FreeCommander.
  2. Una vez instalado, abre la aplicación. Verás que la ventana está dividida en dos. Para lo que vamos a hacer, es indiferentes si utilizas el lado izquierdo o el lado derecho. Lo que interesa es que la herramienta nos permitirá ver los archivos ocultos de la partición de Recovery.
  3. Busca la partición de respaldo en FreeCommander (en mi caso, D:\) y busca el archivo hpdrcu.prc que está en la carpeta raíz. Tienes dos opciones, o puedes cambiarle el nombre a algo como “hpdrcu_prc.bak” o eliminarlo completamente.
  4. Luego, busca el siguiente directorio: C:\Program Data\Hewlett Packard\Recovery\ y al igual que el caso anterior, busca el archivo con el mismo nombre hpdrcu.prc. En mi caso, lo eliminé pero también se le puede cambiar el nombre para mantener una copia (que no es necesaria).
  5. Reinicia el laptop.
  6. Listo, ya podrás abrir el Recovery Manager y crear una nueva copia de los DVD de respaldo.

Hackeo, Phising e Ingeniería Social

En estos últimos días he escuchado mucho de los tres conceptos que titulan este post y me preocupa que las personas mantengan su privacidad pendiendo de un hilo con la crecida de las redes sociales. En este artículo, más que seguir opinando del tema, brindo algúnos tips sobre la base de mi experiencia propia para poder cuidar nuestros datos en internet. Aún así, debemos saber que cualquier cosa que colguemos en la “nube” podría ser visto un tercero (o varios terceros o el mundo entero) en algún momento.

Lo primero que debemos cuidar es nuestra computadora. Y una de las formas más básicas de proteger nuestra información contra desconocidos, es a través de una contraseña de inicio de sesión en nuestro sistema operativo. Particularmente protejo mi computadora con dos contraseñas. Una en el BIOS del equipo la cual impide el inicil de la computadora y otra en el sistema operativo como tal.

Luego de esta sencilla “estrategia” para evitar que alguien entre en nuestro equipo de forma no autorizada, debemos ir a nuestro navegador y manejador de correos (en caso de que tengamos uno). Yo utilizo y recomiendo Mozilla Firefox y Mozilla Thunderbird como mis programas favoritos para navegar en internet y mantener mis correos en orden. Sin embargo, existen también en el caso de navegadores otras herramientas como Google Chrome, Apple Safari, Opera Browser e Internet Explorer. Y no dejo a Explorer de último por mera casualidad. Si bien sabemos que la mayoria de usuarios de internet desde el hogar utilizan Microsoft Windows como plataforma predeterminada, también es conocido que Internet Explorer no brinda la seguridad que buscamos los usuarios.

Ahora, vamos más allá de nuestra propia computadora: nos conectamos a internet, insertamos memorias USB, buscamos información en un CD, etc. Para poder proteger los archivos de nuestra computadora frente a cualquier amenaza de infección, requerimos de un programa antivirus. Desde mi punto de vista, AVG es una plataforma que me brinda protección a un precio razonable. También recomiendo su versión gratuita (la cual he instalado incontables veces en las computadoras de conocidos) que puede obtenerse desde este enlace. Uno de los contra que tiene AVG es la lentitud que brinda por su protección avanzada de identidad que actúa al abrir cualquier programa. Sin embargo, podemos deshabilitar esta opción al momento de instalarlo deshabilitando la casilla de “Protección de Identidad” o “Identity Protection”. Otro buen programa que utilizo al menos cada semana es MalwareBytes AntiSpyware. Utilizo la versión gratuita que es bastante completa pero no actúa en tiempo real a diferencia de la versión completa. Sin embargo, el utilizar este programa regularmente, podemos detectar amenazas de virus y spyware que esten mudados a nuestro disco duro.

Antes de que se lo pregunten, un virus es un archivo que puede “infectar” o dañar otros archivos de nuestra PC al ejecutarse en nuestro sistema operativo. Los virus pueden dejar inoperativos archivos importantes como controladores, documentos y pueden manipular el registro de la computadora. En algúnos casos extremos, logran infectar partes sensibles y vitales de la estructura de archivos dejando inoperativo el sistema.

Un troyano, es una especie de programa que al infectar nuestra computadora puede enviar información personal a un servidor en internet y de esta manera exponer datos nuestros como datos personales, claves de correo y claves bancarias, etc. Algúnos de estos programas pueden recolectar cualquier tecla escrita, historiales de nuestra navegación e incluso “fotografias” de nuestra pantalla cada cierto tiempo y enviarlo bien sea a un correo electrónico o a un servidor externo cuando estamos conectados a internet.

Contraseñas seguras

Muchos de nosotros en algún momento hemos utilizado como contraseña al momento de abrir una nueva cuenta de correo nuestra fecha de nacimiento, nuestro nombre y apellido juntos o nuestro numero de identificación personal. Todas estas opciones son un error que podemos lamentar mas adelante. Este tipo de claves son muy fáciles de adivinar y podemos ser victimas de alguien mal intencionado que viole nuestra seguridad y obtenga acceso a nuestro correo u otra cuenta de internet (Twitter, Facebook, etc). Otra manera común de entrar a la cuenta de alguien es a través de la famosa opción de la “pregunta secreta”. Generalmente un usuario poco precavido utilizará una pregunta sencilla como “Cual es el segundo nombre de mi mamá?” y para sorpresa de todos, la respuesta sera simplemente la correcta: EL SEGUNDO NOMBRE DE SU MAMÁ!!!.

Mi recomendación es que nuestras contraseñas siempre tengan más de 10 caracteres e incluyan caracteres especiales, letras (en minusculas y mayúsculas) y números. Si usted sigue confiando en su nombre como la mejor contraseña de este mundo, trate de utilizar algo como “+P3dr0_P3r32+” en lugar de “pedroperez”. Y lo más importante, aunque la pregunta secreta lo ayudará en algún momento para recuperar su contraseña si llega a olvidarla, trate de mentir en su respuesta. Pero aprendase la mentira, no la anote, y mucho menos anote su contraseña. En lugar de esto, utilice frases que lo ayuden a recordarla como por ejemplo: “Más que Juan, Soy Pedro, con 30 años y camino 332 metros antes de una intersección”. Parece una frase evidente pero no lo será para alguien que encuentre su agenda con esto anotado en una de sus páginas.

Sentido común: No se deje engañar

Todos los bancos de nuestro país, las cuentas de correo electrónico públicas como Gmail, Yahoo, Hotmail, etc, las redes sociales como Facebook y Twitter, etc, tienen el siguiente lema en común: Jamás, pero JAMÁS, le pediran a un usuario que cambie su contraseña utilizando el “siguiente link”. Es posible que reciba un correo informándole que es importante que cambie su contraseña periódicamente pero insisto, JAMÁS le diran: “siga este link para cambiar su contraseña”. Ahora, por qué es tan importante esto que digo? Porque a nustros buzones de correo entran diariamiente decenas de correo basura pidiendonos que cambiemos nuestra clave de acceso a nuestra cuenta bancaria digital, que cambiemos nuestra contraseña de facebook, etc. Y estos correos, nos dirigen con sus enlaces a páginas que son similares, practicamente iguales a las que utilizamos para entrar a estos sitios pero con una gran diferencia: Una vez que escribimos nuestra clave actual (siempre la van a requerir para comprobar que somos nosotros) esta va directamente a una base de datos donde ellos (los maleantes informáticos) pueden utilizarla en el sitio verdadero. A esto lo llamamos “Phising” o suplantación de identidad.

Las estadisticas son espeluznantes. De 3 a 5 personas de cada 100 son victimas de estos actos vandálicos en internet lo que quiere decir que por cada millón de usuarios de la red, unos 40.000 han sido afectados.

La mejor herramienta contra la suplantación de identidad: el sentido común. No siga los enlaces de estos correos sospechosos y solo entre en los portales web importantes (cuentas bancarias, correos electrónicos, etc) escribiendo directamente la dirección en la barra del navegador.

Otro ataque importante al que estamos expuestos es al más antiguo de todos: La ingeniería social. Esta “rama” de la ingeniería que no se estudia en ninguna universidad se refiere al uso de charlatanerias para hacerse con información sensible de alguien en un momento dado. Por ejemplo, recibe una llamada de su banco para hacerle una encuesta y usted termina dandole al malhechor desde su número de tarjeta de crédito hasta el color de las medias que tiene puestas. La ingeniería social la vemos en todos lados y actualmente es utilizada por personas que no solo buscan información digital sino mayor información para casos más preocupantes como robos y secuestros.Nuevamente, dejese llevar por el sentido común y no brinde información a desconocidos. Bien lo decían nuestros padres cuando eramos unos niños: NO HABLES CON DESCONOCIDOS.

Twitter… En overload!

Hoy me sorprendió mucho el hecho Página de Inicio de Twitter frente a una sobrecarga en sus  servidoresde entrar a mi Twitter (@valdejaim) y encontrarme con una brillante ballena izada por pajaritos que me decia que Twitter tenía una sobrecarga en ese momento y que esperara un momento para volver a intentarlo. Asumo que con el boom de esta red social en el mundo y ahora en Venezuela (que ligado al fenomeno nacional del BlackBerry se hace indestructible), la herramienta debe tener este tipo de episodios de forma periódica.